Una Guía de Sitios para Cultivar Samadhi

Meditación | Retreat & Solitude | Maestros tibetanosLongchen Rabjam

English | Español | Português | བོད་ཡིག

Longchen Rabjam

Longchen Rabjam

Informaciones relacionadas:

Una Guía de Sitios para Cultivar Samadhi

por Longchen Rabjam

Sobre cumbres montañosas, en bosques apartados y en islas y otros lugares semejantes,
Sitios que sean agradables para la mente y apropiados a la estación,
Cultiva un samadhi tranquilo, concentrado y firme –
La clara luz, que está libre de la más ligera elaboración conceptual.
Esto se logra naturalmente cuando se juntan tres factores puros:
El sitio ideal, el individuo y el Dharma que se va a practicar.
Primero que todo, el sitio debe ser apartado y agradable,
Un lugar que sea conducente a la práctica espiritual en las diferentes estaciones.
En el verano, medita en moradas más frescas y en sitios más frescos,
En lugares próximos a glaciares o sobre cumbres montañosas y otros semejantes,
Y permanece en una región y en una residencia de temperatura moderada,
Tal como un bosque o la ladera de una montaña o una edificación hecha de piedra.
En el invierno, permanece en algún lugar que se encuentre a una menor altitud,
Tal como un bosque, una cueva rocosa o una hondonada,
Y ajusta tu dieta, tu vestido, la ropa de tu cama y lo demás.
En la primavera, permanece en las montañas o en los contornos de un bosque,
En una isla desierta o en edificaciones con una temperatura benigna y uniforme,
Donde la dieta, la ropa y la conducta estén correctamente armonizadas – esto es de crucial importancia.
Existe una importante interconexión entre lo externo y lo interno,
Así que mantente en lugares que inspiren y eleven el espíritu.
Muy alto en las montañas, la mente se vuelve clara y expansiva, Ideal para refrescar la pesadez mental y para practicar la fase de generación.
Las regiones nevadas ayudan a que el samadhi sea claro y la conciencia sea brillante y lúcida,
De modo que son lugares ideales para cultivar vipashyana con la menor cantidad de obstáculos.
Los bosques producen quietud en la mente y nos ayudan a desarrollar estabilidad mental,
De modo que son lugares ideales para cultivar shamatha con un sentido de serenidad.
Por debajo de acantilados rocosos, podemos sentir una vívida sensación de impermanencia y desencanto,
Claros e inspirados, ayudándonos a lograr la unión de shamatha y vipashyana.
En las riberas de un río, nuestra atención puede concentrarse,
Y el deseo de escapar del samsara nos llega de nuevo y con rapidez.
Los cementerios al aire libre son lugares poderosos para una realización súbita,
Se dice que son ideales para las fases de generación o culminación.
Las aldeas, mercados, casas vacías, árboles solitarios y sitios semejantes,
Que son frecuentados por humanos y demonios no humanos,
Son fuente de distracción para los principiantes y pueden producir muchos obstáculos,
Pero para los practicantes estables, sirven como apoyo, y se consideran como supremos.
Los templos y altares, habitados por espíritus gyalpo y gongpo,
Pueden perturbar la mente e incitar pensamientos de ira y aversión.
Las cavernas en la tierra y lugares semejantes, frecuentados por senmo, demonios femeninos,
Incitan el deseo apasionado y producen una excesiva pesadez y agitación.
Los árboles solitarios y otros lugares, habitados por mamos y dakinis,
Al igual que rocas y espolones montañosos, donde residen el mutsen y el theu’rang,
Se cree que contribuyen a la confusión mental y producen toda suerte de obstáculos.
Las tierras de los parias, nagas, ñen y espíritus locales,
A orillas de los lagos, o en praderas, bosques y lugares semejantes,
Adornados por hermosas flores, plantas y árboles,
Son lo suficientemente placenteros al principio, pero posteriormente demuestran ser perturbadores.
En breve, todos los sitios y moradas que parezcan ser agradables al principio,
Pero no tanto cuando llegas a conocerles, son lugares de logros inferiores.
Mientras que aquellos que parecen atemorizantes y desagradables al principio,
Pero demuestran ser agradables una vez que te has acostumbrado a ellos,
Son poderosamente transformadores, y producen grandes logros sin obstáculos.
Y todos los demás lugares fuera de estos extremos, constituyen sitios neutrales, ni beneficiosos ni perjudiciales.
Como nuestras mentes se ven afectadas por los lugares en los cuales permanecemos,
Esto puede hacer que nuestra práctica se fortalezca o se debilite,
Entonces, se dice que examinar los sitios de práctica es de crucial importancia.
Más aún, existen cuatro clases de lugares basado en las cuatro actividades:
Lugares apacibles, donde la mente se concentra y se aquieta de manera natural,
Lugares expansivos, encantadores para la mente, imponentes e inspiradores,
Lugares magnetizantes, donde la mente se siente cautivada y desarrolla apegos,
Y lugares airados, donde la mente es perturbada por sensaciones de miedo y pavor.
Pueden hacerse clasificaciones adicionales, incontables y más allá de toda medida,
Pero en este contexto, para el samadhi, los lugares apacibles son los mejores,
Y así, temiendo excederme en las palabras, no abundaré más sobre este punto.
En estos lugares apacibles, la morada de meditación debería encontrarse en un área solitaria,
Ya que esto propiciará el desarrollo de la concentración en la mente.
La morada ideal es aquella que está abierta por los lados y tiene una vista despejada.
Para el yoga de la noche, practica dentro de una ‘casa oscura’ circular,
En un lugar elevado, y en medio de la habitación central,
Con tu almohada hacia el norte, acostado en la postura del nirvana.
El sitio para practicar el yoga de la luz durante el día,
Debería tener una temperatura moderada y una entrada
Con una vista amplia y panorámica hacia glaciares, cascadas, bosques o valles,
Y el cielo vasto y abierto, de manera que la mente se vuelva clara y resplandeciente.
Al cultivar shamatha, una choza solitaria rodeada por una cerca
Es el lugar ideal para que la quietud de la mente surja naturalmente.
Para vipashyana, es importante tener una vista despejada e inspiradora,
Y estar constantemente animado y en sintonía con las estaciones.
Las áreas a baja altura y sombreadas, tales como bosques y barrancos,
Son ideales para practicar shamatha, mientras que las regiones más elevadas,
Tales como montañas nevadas, son ideales para vipashyana –
Es importante que conozcas estas diferentes especificaciones.
En términos sencillos, cualquier región o morada propiamente dicha para retiros,
En donde surjan el sentido de renuncia y el desencanto, donde la atención esté bien concentrada,
Y el samadhi se fortalezca – cualquier lugar semejante de actividad virtuosa –
Se dice que es igual al lugar sagrado del corazón del despertar,
Mientras que cualquier lugar en que las virtudes disminuyan, las aflicciones mentales aumenten,
Y uno sucumba a las distracciones y los asuntos de esta vida,
Es una guarida demoníaca de acciones perversas, que debe ser evitada a toda costa por el sabio,
Como estos puntos fueron enseñados por Padmasambhava,
Deberían ser aprendidos por todos aquellos que desean alcanzar la liberación.

Esto concluye la primera sección, que es una explicación de los sitios para cultivar samadhi, tomado de ‘Encontrar Solaz y Serenidad en la Meditación de la Gran Perfección’.

| Traducido al inglés por Adam Pearcey, basado en una traducción anterior inédita de Encontrar Solaz y Serenidad en la Meditación de la Gran Perfección, por B. Alan Wallace y Adam Pearcey, preparada para las enseñanzas de Su Santidad el Dalai Lama en Lerab Gar, Francia, 2000.

| Traducido al español por Gustavo Villalobos, 2007.

• Descargar este texto: EPUB MOBI PDF