Una breve biografía de Dza Patrul Rimpoché

Biografías | Maestros tibetanosAlak Zenkar Rimpoché | Maestros tibetanosPatrul Rimpoché

English | Español | Français | བོད་ཡིག

Alak Zenkar Rimpoché

Patrul Rimpoché

Informaciones relacionadas:

Una breve biografía de Dza Patrul Rimpoché (1808-1887)

por Alak Zenkar Rinpoche

Dza Palge Tulku, también llamado Dzogchen Patrul Rimpoché, nació el año del Dragón de Tierra del decimocuarto ciclo de calendario en Getse Dzachukha, en las tierras de los nómadas del norte de Kham. Su familia se llamaba Gyaltok. Dodrupchen Jikme Trinle Özer lo reconoció como la reencarnación de Palge Samten Phuntsok, y recibió el nombre Orgyen Jikme Chökyi Wangpo.

En edad temprana Patrul Rimpoché aprendió a leer y escribir sin ninguna dificultad. Recibió la ordenación de Khen Sherab Zangpo, así como la enseñanza de los maestros Dola Jikme Kalzang, Jikme Ngotsar, Gyalse Shenpen Thaye entre otros, con los cuales estudió la Trilogía de hallar paz y serenidad, El camino del bodhisattva, El Tantra de la esencia secreta, y muchas otras obras sobre el sutra y el tantra, así como de las ciencias comunes. De Shechen Öntrul Thutob Namgyal recibió la transmisión leída de Las palabras traducidas del Buda (Kangyur) y las enseñanzas sobre gramática sánscrita. Recibió las trasmisiones enteras del Kangyur y del Tengyur, así como los excelentes escritos de los omniscientes padre e hijo de la tradición Ñingma[1], y también las obras de Sakya Pandita, Je Tsongkhapa y muchos otros maestros tanto de la antigua como de las nuevas escuelas de traducción. A base de estudiarlas y reflexionar sobre ellas con entusiasmo y tenacidad, sin ningún sesgo sectario, Patrul Rimpoché alcanzó el nivel del perfecto erudito.

Además de recibir las instrucciones sobre los preliminares del Longchen Ñingtik por parte de Jikme Gyalwe Ñugu unas veinticinco veces, llegó a completar las prácticas requeridas otras tantas veces.[2] También recibió instrucciones sobre la práctica del tsa-lung y el Dzogchen, y estudió muchos de los ciclos de prácticas que se encuentran en las escrituras canónicas (kama) de la escuela Ñingma. Do Khyentse Yeshe Dorje le introdujo directamente en la conciencia pura de rigpa, en una exhibición de comportamiento excéntrico y salvaje. Durante largo tiempo se entrenó en las prácticas de tsa-lung del Longchen Ñingtik, y recibió cantidades inmensas del néctar del Dharma por parte de Dzogchen Rimpoché Mingyur Namkhe Dorje y otros maestros.

Patrul Rimpoché residió durante largos períodos en las ermitas aisladas de Rudam cerca del monasterio Dzogchen, entre ellas la cueva Yamantaka y la cueva de Larga Vida. Allí depositó toda su energía en la práctica de la meditación y alcanzó logros tan vastos como el espacio mismo.

A partir de los treinta años, viajó por Serthar, Yarlung Pemakö y otros lugares, enseñando ampliamente a grandes grupos de afortunados vidyadharas sobre el Tantra de la esencia secreta. Enseñó El Camino del Bodhisattva, Mani Kabum, la Oración de aspiración de Sukhavati y otros textos a asambleas de personas en Serthar y en las regiones altas y bajas del valle de Do, otorgando innumerables regalos de Dharma. Puso fin a los robos y al bandolerismo, y abolió la costumbre de servir carne en ocasiones especiales.

Viajó a Dzamthang donde estudió los seis yogas con Tsangpa Ngawang Chöjor, y a Minyak, donde conversó extensamente con Dra Gueshe Tsultrim Namgyal sobre la prajnaparamita y otros temas. De esta forma adoptó la vida de un renunciante que, habiendo abandonado toda preocupación mundana, trabaja imparcialmente por el bien de los demás, sin ningún plan ni itinerario fijo.

En el colegio Shri Singha del monasterio Dzogchen, en Peme Thang y en otros lugares hizo girar sin interrupción la rueda del Dharma; enseñó los tratados de Maitreya, el Camino del Medio (Madhyamika), el Abhidharma, el Tantra de la esencia secreta, el Tesoro de cualidades preciosas, el Esclarecer los tres votos, y más textos. En particular, cuando enseñó sobre el Bodhicharyavatara cerca de Dzogchen Shri Singha, durante varios años seguidos, súbitamente florecieron grandes cantidades de flores llamadas Serchen [tib.], que tienen entre treinta y cincuenta pétalos, y se las conoció como «flores del Bodhicharyavatara».

Cuando Tertön Chokgyur Dechen Lingpa extrajo el terma de Demchok Sangye Ñamjor de Rudam Kangtrö, la ermita nevada del monasterio Dzogchen, dejó a Patrul Rimpoché como guardián de éste y otros ciclos como el Corazón de la Esencia de las Tres Familia (Riksum Ñingtik), y le dio todas las trasmisiones de poder, trasmisiones leídas e instrucciones.

Fue a Kathok Dorje Den, donde ofreció postraciones y circumambuló los relicarios de los tres grandes maestros Dampa Deshek, Tsangtön Dorje y Jampa Bum. A petición de Situ Choktrul Chökyi Lodrö, enseñó extensamente sobre el Bodhicharyavatara a la asamblea completa de monjes. Se desplazó a los monasterios más importantes de la tradición Riwo Gendenpa, entre ellos Sershul, Labtridu y Chuhor, donde impartió enseñanzas detalladas sobre el Bodhicharyavatara y otros temas. Puesto que enseñaba de forma clara y sucinta, relacionando siempre las enseñanzas con los puntos clave de la práctica, incluso maestros con el título de Gueshe Lharampa ofrecían flores de alabanza a su paso, y se postraban ante él con devoción.

En las cercanías del monasterio Dzagyal estableció un centro de estudio donde su gran predecesor Palge Samten Phuntsok había construido un gran conjunto de paredes de piedras «mani». Patrul Rimpoché lo arregló, quedando muy bello y más alto y grande que antes; así se le llegó a conocer como «El monumento de piedras de Patrul».

Este gran maestro dedicó su vida entera al estudio, a la contemplación y a la meditación para su propio beneficio; y a la enseñanza, al debate y a la escritura para el beneficio de los demás. En este proceso contribuyó a hacer que la enseñanza y el estudio de textos como el Bodhicharyavatara, los tratados de Maitreya, los Tres conjuntos de votos y el Tesoro de cualidades preciosas se extendieran tanto como las piedras y la tierra misma de las regiones superiores, intermedias y bajas del Tibet Oriental. En concreto, en el momento en que la tradición de enseñanza del Tantra de la esencia secreta, y las tradiciones de los consejos vivenciales y de las prácticas tsa-lung del Longchen Ñingtik eran como lámparas que estaban a punto de apagarse, con su gran bondad las avivó y las dejó aún más fuertes y extendidas que antes.

Este gran maestro, que hizo tanto por conservar y difundir las enseñanzas de la esencia adamantina de la luz clara, tuvo como discípulos principales a maestros adeptos y eruditos de la escuela Ñingma, tales como Kathok Situ Choktrul Chökyi Lodrö, el quinto Dzogchen Rimpoché Thubten Chökyi Dorje, Gyarong Namtrul Kunzang Thekchok Dorje, el segundo y tercer Dodrupchen, Jikme Phuntsok Jungne y Jikme Tenpe Ñima, Dechen Rigpe Raldri, que era hijo de Do Khyentsé Yeshe Dorje, la encarnación suprema Shenpen Chökyi Nangwa [que también se le conoce como Khenpo Shenga], Adzom Druktrul Droddul Dorje, Tertön Lerab Lingpa, Ju Mipham Namgyal, Khenchen Pema Damchö Özer [o Khenpo Pema Vajra], Ñoshul Lungtok, Alak Dongak Gyatso, y muchos más. Además tuvo como discípulos a muchos grandes maestros y transmisores de las enseñanzas de las escuelas Sakya, Gelugpa y Kagyü, tales como Sershul Lharampa Thubten, Palpung Lama Tashi Özer y Ju Lama Drakpa Gyaltsen.

Finalmente, en el decimoctavo día del mes de Saga Dawa, en el año del Cerdo de Fuego del decimoquinto ciclo del calendario, mostró los signos de la disolución de su cuerpo en el espacio que todo lo abarca de la realidad.

Para poder colmar las aspiraciones de sus discípulos, Patrul Rimpoché escribió innumerables obras adaptadas individualmente a sus mentes; ellos las apreciaron y guardaron, pero ni el maestro mismo ni sus asistentes las compilaron, por lo que de muchas de ellas nunca se llegaron a hacer bloques de imprenta.

Como néctar y delicia para nuestros ojos, las que se imprimieron y todavía se pueden encontrar constituyen tantos volúmenes como las seis paramitas. Entre estos textos encontramos todo tipo de obras: comentarios y perfiles estructurales (sa bcad) de los tratados de Maitreya, del Bodhicharyavatara, del Tesoro de cualidades preciosas y otros textos; instrucciones profundas y cruciales para guiar a los estudiantes según la experiencia, como Las palabras de mi maestro perfecto; colecciones de consejos, escritos varios como El drama en el jardín del loto, conjuntos de alabanzas y demás. En todo lo que escribió, Patrul Rinpoché nunca entró en excesivos detalles para lucir su erudición, siempre adaptó sus explicaciones a las capacidades de sus estudiantes.

En su biografía de Patrul, Dodrupchen Jigme Tenpe Ñima describió el carácter extraordinario y especial de sus enseñanzas:

«Si las analizan los sabios, las encuentran llenas de significado. Si las oyen los necios, son fáciles de entender. Puesto que condensan los puntos vitales, son fáciles de recordar. Con la extensión justa, son siempre coherentes y bien enlazadas, del principio al final. Son una delicia para el oído y todas las palabras que usa, sean duras o gentiles, se tornan “de un solo sabor” con las instrucciones y cautivan las mentes de todos: los sabios, los que están confundidos y los que tienen un nivel medio.»

Escrito por Thubten Nyima

| Traducido al inglés por Adam Pearcey y Patrick Gaffney (Rigpa Translations, 2006) y al español por Roger Espel Llima, 2007.


  1. Longchen Rabjam y Jigme Lingpa.  ↩

  2. En otras palabras, realizó unos dos millones y medio de postraciones y otras tantas repeticiones del mantra de cien sílabas, ofrendas de mandala y oraciones de siete líneas. Hay pocos maestros en la historia del Tibet que alcanzaron tal número de repeticiones. Dos casos notables fueron el del gran maestro Je Tsongkhapa, que es famoso por haber realizado tres millones y medio de postraciones y unos diez millones de ofrendas de mandala, y más recientemente el maestro Sakyapa llamado Gatön Ngawang Lekpa, que acumuló un gran número de postraciones y otras prácticas en sus quince años de retiro estricto.  ↩

• Descargar este texto: EPUB MOBI PDF